Culto al Sagrado Corazón

El Sagrado Corazón de Jesús quiere ser adorado, reverenciado, glorificado, amado, enaltecido, reparado. Quiere reinar y acompañar cada alma que le esté consagrada, como lo hizo conocer a Santa Margarita María, no solo en las personas particulares, sino también en las naciones enteras.

«Haz saber al hijo mayor de mi Corazón, le intimó Jesucristo, que mi Corazón adorable quiere reinar en su palacio, campear en sus estandartes y ser grabado en sus armas, a fin de que alcancen victoria sobre sus enemigos, para quedar victorioso de todos los enemigos de la santa Iglesia».

Además pide que se levante un templo en su honor, y exponga en él un cuadro de Él mismo, a fin de que reciba la consagración y los obsequios de todo la corte. Y que, por fin, recabe de la Santa Sede la aprobación de la misa en honor del mismo deifico Corazón.