Herencia Visitandina

En una revelación, el Señor Jesús presenta a su Sierva Margarita María Alacoque, VSM, la devoción a su Sagrado Corazón en los siguientes términos:

La devoción Sagrado Corazón se presenta como un hermoso árbol sembrado en la Visitación, y por sus hijas usufructuado y divulgado; pero también los Padres Jesuitas han sido escogidos «para distribuirlos y dar a gustar su dulzura y suavidad a cada uno».

El amantísimo Corazón arde en deseos de verse conocido, amado y adorado de ellos y, por su medio, de todo el mundo; y las palabras que en esta santa misión empleen «serán como espadas de dos filos que penetrarán los más empedernidos corazones de los pecadores más obstinados».

Así, este legado ha llegado a nuestros días por el Apóstol del Sagrado Corazón, Santa Margarita María, pero también por numerosas almas visitandinas que, teniendo mociones, toques, luces interiores, nos revelan los tesoros inestimables que Jesucristo ha derramado en la Visitación de Santa María.